Entrevista a Jorge Paradela y María Ángeles Rodríguez de Trujillo

Entrevista a Jorge Paradela y María Ángeles Rodríguez de Trujillo

La Fundación Cruzcampo ha seguido avanzando, durante 2016, junto a la cultura y al talento andaluces. Jorge Paradela, Presidente de la Fundación Cruzcampo y Director de Relaciones Corporativas de HEINEKEN España, y María Ángeles Rodríguez de Trujillo, Directora de la Fundación Cruzcampo, comparten los hitos de un año marcado por la renovación y la adaptación a una sociedad cambiante.

2016 ha sido un año intenso para la Fundación, con un patronato renovado y una nueva estrategia y fines acordes a las necesidades del momento. ¿Cambio o evolución?

MART. En 2015, la Fundación Cruzcampo dio el paso de ampliar sus fines y crear una estructura organizativa propia y, para conseguir su misión, necesitaba una actualización de sus equipos de gobierno. Por ello decidimos renovar el patronato, como palanca de nuestra visión y del cambio, incorporando a personas en activo de nuestra compañía que estuvieran conectadas con la realidad del negocio. Jorge Paradela, como Presidente de la Fundación, lidera y representa el futuro de lo que queremos ser.

JP. ¿Cambio o evolución? Creo que podemos hablar de ambos conceptos. La renovación de nuestro patronato y la incorporación de cuatro miembros del comité ejecutivo de HEINEKEN España suponen una evolución acorde a nuestro afán de conectar, de la mejor forma posible, con la realidad de nuestro negocio. Pero también ha sido un año de cambios, donde destaca la creación de un nuevo organismo, el Consejo Asesor, que nos proporciona una valiosa visión externa para poder llevar a cabo mejor nuestro trabajo. 

El Consejo Asesor es también una de las grandes apuestas de la Fundación…

JP. Efectivamente. Con la creación del Consejo Asesor respondemos a nuestra ambición de profesionalizar la Fundación, dotándola de una estructura propia que nos ayude a llevar a cabo, de una manera más eficiente, nuestro compromiso social. Formado por profesionales de alta cualificación y muy relevantes en cada uno de los ámbitos a los que representan, tiene como misión dotarnos de un consejo experto, fruto de nuestro nuevo enfoque estratégico y coherente con  nuestros fines fundacionales.

MART. Somos una fundación empresarial que se debe a la sociedad y, como tal, debemos estar en contacto con la realidad social. Esto es lo que nos proporciona el Consejo Asesor, un equipo multidisciplinar de expertos con una relación muy cercana a los diferentes ámbitos con los que interactuamos, que nos acerca a las necesidades sociales y nos plantea nuevos retos a los que responder.

La tradición y la cultura andaluzas forman parte del ADN de la Fundación, como ha ido demostrando desde que inició su andadura. En este sentido, la creación de Cultura Viva parece dar un paso más allá. 

MART. Desde hace más de 20 años, la Fundación ha colaborado con otras entidades para que sus proyectos vinculados con la cultura, fueran hacia adelante. Nuestra responsabilidad en este sentido es como “donantes” y no tanto como “ejecutores”, ya que consideramos que se están llevando a cabo iniciativas realmente interesantes en el ámbito cultural andaluz. Lo que hemos hecho durante 2016 ha sido profesionalizar su estrategia donante creando Cultura Viva, una convocatoria abierta para que estas entidades sin ánimo de lucro puedan presentar sus proyectos, ser elegidos de manera transparente a través de un proceso organizado y recibir la ayuda que precisan para poder llevarlos a cabo. El objetivo de la Fundación es el de atraer los proyectos más potentes y transversales de toda Andalucía, y colaborar para hacerlos posibles.

Una convocatoria que excede el ámbito cultural…

MART. Por supuesto, ya que creemos en la cultura como palanca de transformación social. En Cultura Viva se han seleccionado proyectos que favorecen la inclusión de colectivos en riesgo o que promueven el desarrollo social.

Si hay un grupo social al que se orienta la mayor parte de las actuaciones de la Fundación, éste es, sin duda, el los jóvenes. Ellos son los grandes beneficiarios, como parte de un futuro que todos compartimos. 

JP.  Vivimos en la era de los intangibles. Las empresas y entidades en general desarrollan su actividad teniendo en cuenta a sus grupos de interés, más allá de la búsqueda de beneficios. Una compañía como la nuestra debe entender bien cuáles son las demandas sociales y reaccionar frente a ellas. 

En el caso de la Fundación Cruzcampo, nuestra apuesta por los jóvenes nace en 2012, un momento de recesión en el que la cifra de desempleo alcanzaba al 50% de este colectivo. Decidimos aportar nuestro granito de arena a la creación de nuevas oportunidades mediante dos proyectos: #talentage, dirigido a universitarios andaluces como plataforma para la promoción de empleo de alta calidad, que ha llegado a su IV edición, y RED INNprende, como un innovador método de trabajo para las startups vinculadas a los sectores relacionados con nuestra actividad: agroalimentario, turismo y hostelería. 

Los resultados nos hacen sentir orgullosos: 37 son los jóvenes que han obtenido becas directas a través de las cuatro ediciones de #talentage, y hasta el 70% de los participantes han encontrado trabajo en los 3 meses siguientes a la realización del programa. Por otra parte, con RED INNprende, se han impulsado con éxito 50 negocios.

MART. Nuestra visión es la mejora de oportunidades para las nuevas generaciones. Queremos mejorar la sociedad, situando a los jóvenes en el centro de nuestras actividades, ya que éstos son el futuro de nuestra sociedad. Una sociedad evoluciona gracias a su talento, talento emprendedor, talento creativo, talento gastronómico… un talento espectacular en cuanto a futuro y potencial. Queremos conectar con nuestros jóvenes, pero también queremos impulsar la transferencia de conocimiento hacia ellos. Por esta razón están de manera transversal en todas nuestras líneas de actuación. 

Algunas de las novedades de 2016 apuntan hacia una mayor apertura de la Fundación hacia otras zonas geográficas, tanto en el ámbito andaluz como en otras ciudades españolas. 

JP. Sin duda, como parte del Plan Estratégico 2020, pueden surgir apuestas para tener presencia en otras comunidades y ampliar nuestro alcance geográfico.

En 2016, la compañía se ha hecho cargo de la gestión del edificio Veles e Vents de Valencia, y lo ha convertido en una de sus grandes apuestas institucionales. Parte de la estrategia de la Fundación es que este emblemático espacio, construido para la celebración de la Copa América de Vela, albergarse una sede de nuestra Escuela de la Hostelería.

MART. Nuestra intención y deseo es que nuestro impacto llegue a todas las provincias de Andalucía. Para generar un punto RED INNprende en Andalucía oriental, nos aliamos con la Universidad de Málaga, de manera que podíamos cubrir las necesidades de los emprendedores de esta zona. Hoy nuestros ratios indican que estamos alcanzando el equilibrio territorial de nuestros proyectos.

Se ha seguido avanzando para mejorar la oferta formativa de la escuela, en este caso no sólo para dar forma a las aspiraciones de nuestros jóvenes, sino también para mejorar la empleabilidad de quienes ya tienen cierto contacto con el mundo de la restauración.

MART. Teníamos que renovar nuestra oferta formativa para adaptarla a la demanda. El nuevo curso que hemos incorporado es el de Técnico Superior, enfocado hacia profesionales que cuentan ya con una experiencia y desean reciclarse, adaptarse a las nuevas tendencias y, en definitiva, mejorar su competitividad en cocina, sala, gestión y emprendimiento. Estamos realmente satisfechos con los resultados que hemos obtenido.

La experiencia de la Fundación en el ámbito de la hostelería impulsa también proyectos sociales

MART. La hostelería es también palanca de cambio y de reinserción social. Muchas entidades sociales confían en la Fundación para llevar a cabo sus proyectos, como es el caso de Universo Santi y de los cursos de Cruz Roja para personas en riesgo de exclusión. Para nosotros es un orgullo poder estar formando y acompañando a estas personas a través de nuestra experiencia y de nuestros recursos en el ámbito de la hostelería.

Seguimos impulsando la inserción a través de programas orientados a estos colectivos a través de entidades para quienes ya colaborábamos, como las Hermandades de Semana Santa. Asimismo, estamos trabajando en un nuevo curso totalmente gratuito, gracias a las aportaciones del Fondo Europeo, orientado a jóvenes menores de 30 años para la creación de su propio negocio de restauración, que fusiona todo lo que sabemos a través de la Escuela de Hostelería con los conocimientos que aporta nuestra experiencia con RED INNprende.

¿Hacia dónde va ahora la Fundación?

JP. Tenemos ilusión y la sana ambición de convertirnos en la fundación empresarial más reputada de Andalucía, y para ello hemos actualizado nuestros fines, nuestro patronato y nuestra estructura organizativa. Andalucía sigue siendo la razón de ser de la Fundación Cruzcampo, aunque seguimos trabajando para que nuestro reconocimiento alcance el ámbito nacional.

MART. 2016 ha sido el año de la renovación, pero en 2017 no faltan nuevos proyectos. Queremos continuar renovando y profesionalizando nuestros programas, como parte de una renovación permanente y conectada a las necesidades, también cambiantes, de nuestra sociedad. Para ello debemos estar continuamente pendientes de lo que sucede a nuestro alrededor, objetivo que facilita el sólido equipo con el que contamos, formado por profesionales jóvenes y muy capacitados, continuamente conectado a estas necesidades, cohesionado y convencido de nuestra misión.

Una estructura de gobierno renovada >

“Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecerle una mejor navegación, mostrándole un contenido adecuado a sus intereses. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra Política de cookies”. Aceptar